13 de febrero de 2013

Shakhtar - Borussia, encuentra las 7 diferencias.



Ha vuelto la Champions, la competición más prestigiosa del mundo volvió a abrir ayer sus puertas para hacernos disfrutar como solo ella sabe hacerlo. La jornada de ayer nos dejó dos grandes duelos que se saldaron con victorias para PSG y Juventus ante Valencia y Celtic respectivamente. Dos duelos que sirvieron de entrada a los dos grandes platos de la jornada que serán las dos batallas que se librarán esta noche. Por un lado, un partido de una envergadura casi inigualable en Europa, el Real Madrid – Manchester United. Dos de los equipos más poderosos del continente se miden esta noche ante millones de espectadores ansiosos de disfrutar con muchos de sus ídolos. No obstante, el otro duelo de la jornada no tiene nada que envidiar a este, si bien es cierto que su relevancia mundial es muchísimo menor, no así el nivel futbolístico que pueden ofrecer ambos conjuntos y que han demostrado tener en la fase previa ante rivales de gran envergadura. Hablamos del Shakhtar Donetsk y el Borussia de Dortmund, dos de los equipos que mejor sabor de boca han dejado en lo que llevamos de competición y que tienen entre si unas similitudes tales, que son dignas de analizar.

Shakhtar y Dortmund son dos equipos tan parejos que podríamos hablar incluso de “equipos sinónimos”, y es que si nos pusiéramos a repasar uno por uno los puntos claves de ambos conjuntos, apenas encontraríamos diferencias. De hecho, y haciendo mención al famoso juego de encontrar las 7 diferencias, hemos elaborado este artículo con el fin de presentaros a ambos equipos a partir de varios ejes en común, siete puntos clave que servirán de entrada a uno de los platos principales de esta edición de la Uefa Champions League.

1º El esquema táctico.

Shakhtar y Borussia son dos equipos que basan el sentido de su fútbol en el poderío ofensivo de sus atacantes. Ambos forjados con dos defensas rocosas pero no excentas de calidad, les une además la labor de sus dos laterales, Srna-Rat en los ucranianos y Piszczek-Schmelzer para los alemanes. En ambos conjuntos, los laterales desempeñan un rol fundamental a la hora de atacar con el balón, tantos los ucranianos como los germanos son equipos que disfrutan de la posesión del balón en la mayoría de sus partidos, por lo que las incursiones de ambos laterales se antojan vitales a la hora de romper las líneas defensivas rivales. Pero donde verdaderamente hacen daño es a partir de ¾ de cancha. Aquí, volvemos a ver similitudes con una línea muy marcada de 3 hombres por detrás del punta, siendo el esquema táctico predominante el 4-2-3-1. Tanto Klopp como Lucescu han hecho de este esquema su estilo de vida. Han sabido acoplar a la perfección las características de sus jugadores más determinantes a este estilo de juego, algo que de momento, les está saliendo a pedir a boca.

2º El tridente ofensivo.

Si hay algo que llame la atención a la hora de ver detenidamente a ambos equipos es sin duda el tridente atacante de cada uno. Aquí puede ser vital la baja de Willian, fichado este mercado invernal por el Anzhi, y es que el brasileño era sin duda el futbolista más determinante del conjunto ucraniano. Eso sí, la llegada de Taison ha supuesto que la salida de Willian sea un mal menor, y es que sin ser un jugador tan desequilibrante y elegante con el balón en los pies, el también brasileño ex del Metalist aporta una mayor agresividad en su juego y una capacidad de llegada desde atrás que poco tienen que envidiar a la del flamante fichaje del Anzhi. Él será el encargado de cubrir esta sensible baja, pero no olvidemos que un tridente lo componen tres hombres, y aún nos quedan por repasar dos: Alex Teixeira y Henrikh Mkhitaryan. El primero es puro desborde. Velocidad y un incisivo uno contra uno al servicio de Lucescu, un jugador que ha sabido acoplarse perfectamente al equipo con sus continuas internadas en diagonal por la banda derecha. El segundo es un cerebro privilegiado. Líder de la selección armenia casi desde que tenía pañales y el encargado de iluminar la casa para que tanto Luiz Adriano como sus dos compañeros ya mencionados entren a su antojo a robar todo material de valor que se precie.


En el bando contrario, más de lo mismo. Velocidad, desequilibrio, elegancia y magia, mucha magia. Son algunas de las virtudes que Klopp ha sabido impregnar en los Gotze, Reus o Kuba entre otros. De los dos primeros poco más hay que hablar, ya han demostrado en la fase de grupos que su compenetración es capaz de tumbar gigantes, pregúntenle a Mourinho o Mancini. Si ambos se encuentran cómodos sobre el césped, solo nos queda disfrutar. En cuanto al tercero en discordia, bien Blaszczykowski o bien Grosskreutz, será una pieza más del puzle del que disponga el bueno de Jurgen para frenar las constantes subidas de Rat o Srna. Posiblemente este tenga un papel más defensivo cuando el Borussia tenga que defender en su campo, aunque de igual modo serán los primeros en iniciar el contraataque a la hora de salir rápido con el balón.

3º Todo controlado por un eje en común.

La batalla por hacerse con el control de la medular será otro de los grandes incentivos, aquí Fernandinho y Gundogan serán los artífices de cada equipo a la hora de controlar los ritmos del partido. El primero quizás tenga una mayor repercusión en el juego de su equipo, mediocentro incansable y con un talento natural en sus botas para la distribución, además, cuenta con un punto a favor sobre su rival, y es que el carioca ha demostrado ser mucho más regular que Gundogan a la hora de acrecentarse en las grandes citas. Del segundo depende que la pareja Gotze-Reus alcance su máximo esplendor. Si Gundogan consigue hacer frente a sus miedos y poner de una vez por todas las cartas sobre la mesa, la parcela ofensiva del Dortmund gozará sin duda de una mayor repercusión en el partido. Pero no solo eso les asemeja, también hay otro factor clave del que depende en gran medida la relevancia de su juego, dos factores vitales con nombres y apellidos: Tomas Hubschman y Sebastian Kehl. Dos escuderos dignos del mismísimo Don Quijote, dos auténticos perros de presas incansables en la recuperación del balón, y dos jugadores más que fundamentales en sus respectivos papeles. Ellos serán los encargados de frenar los arreones rivales desde la primera línea de batalla. El trabajo sucio es su labor, de ellos depende que el partido se convierta en un correcalles continuo o en un duelo muy muy aburrido toda vez que sus rivales consigan pasar la línea que separa a ambos frentes.

4º El punta.

Y aquí llega otra de las grandes batallas de la noche, el duelo por conseguir el tesoro más preciado, llega el duelo por el gol. Aquí sí que no hay ninguna duda sobre el potencial atacante de uno u otro. Tanto Lewandoski como Luiz Adriano han demostrado en multitud de ocasiones que no perdonan a nadie. Dos delanteros de distinta escuela, pero con una enseñanza en común: sin gol no hay espectáculo que valga. Ambos llegan en racha, aunque si tuviéramos que decantar la balanza por uno de los dos, es posible que la falta de ritmo propiciada por el parón invernal en Ucrania afecte más al juego del delantero brasileño. No obstante, ambos son dos pistoleros de primera clase mundial, dos de las piezas más codiciadas por los colosos de Europa, y basta con que no tengan su mejor día para que ambos te hagan dos goles.


5º Una primera fase de grupos inmejorable.

Una vez repasadas sus líneas más destacadas sobre el terreno de juego, es hora de analizar la capacidad del colectivo. Aquí volvemos a ver unas semejanzas muy marcadas. El sorteo deparó a ambos un grupo nada fácil, las bolas con sus nombres fueron a caer dentro de dos grupos en el que ya había dos colosos esperando, el Real Madrid y el City por un lado y el Chelsea y la Juve por otro. A priori, serían esos otros conjuntos los que lucharían por estar en la siguiente fase de la UCL, algo normal por otra parte viendo las partidas presupuestarias de cada uno y sobre todo su grado de relevancia en la historia de esta competición, todos campeones menos el City. Sin embargo, tanto los de Klopp como los de Lucescu realizaron una labor impecable que rozó la matrícula de honor en muchas fases de este primer tramo de la competición. No solo fueron capaces de tumbar a estos conjuntos, sino que además lo hicieron con una brillantez que inundó las redes sociales de halagos y asombros, algo que les otorgó a los alemanes la primera plaza del grupo y a los ucranianos la segunda, dejando por el camino a dos gigantes como Chelsea y City.

6º Enamoran con su juego.

Ambos a su estilo han conseguido enamorar a gran parte de la afición futbolera con su modo de ver el fútbol. Quizás haya sido esa victoriosa lucha de los humildes contra los poderosos la que ha acrecentado el interés de multitud de fanáticos por hacer del Dortmund o el Shakhtar “su segundo equipo”. No os vamos a mentir porque lo sabéis de sobra, pero a nosotros este partido nos llama mucho más que el Madrid-United, quizás porque también a nosotros nos han conseguido encandilar con su modo de hacer rodar el esférico.

7º Pena porque uno de los dos nos tenga que dejar.

Así es, la gran lástima de este partido es que uno de los dos tenga que dejar tan pronto la competición. Es el precio que tenemos que pagar por disfrutar de un duelo de semejante belleza estética, de semejante envergadura futbolística. Solo nos queda desear toda la suerte del mundo a ambos, y que el que pase, lo haga para algo más que superar esta ronda de octavos de final. Nos vemos esta noche, a eso de las 20:45, en el prestigioso Donbass Arena de Donetsk.