31 de diciembre de 2012

Una fiesta de pelotas.



31 de Diciembre de 2012, así es, ha llegado el último día de un año que según algunos, no iba a durar tanto. El último día de un año que en lo futbolístico nos ha dejado grandes momentos: La Eurocopa, la liga de los récords, el triunfo de Zambia junto a la camisa blanca de Hervé Renard, la revelación del Montpellier  frente a los colosos franceses, los 90 goles de Messi, el gol de Zlatan ante Inglaterra, el de Méxes imitando a este último, el primer título de liga del City, el resurgir internacional de Andrea Pirlo, el éxito del Atleti del Cholo, el regreso a la élite de la Vecchia Signora, el mundialito de Tite y su Corinthians... En definitiva, momentos que quedarán ya para la historia e historias que en nuestro corto tiempo de existencia os hemos intentado contar desde una perspectiva distinta. Pero hoy no estamos aquí para hacer balance, si no para contaros con el humor que se merece el último artículo del año. Os presentamos la fiesta de todas las fiestas, como no, futbolísticamente hablando.

Bien lo merece la primera noche del año, la más joven de todas aunque algunos se empeñen en tacharla de vieja. La noche siempre ha sido un mundo fascinante para los futbolistas, algunos no habrían podido formar parte de la historia si no hubiera sido por su idilio con la noche. Otros no supieron complementarlas en su vida deportiva y acabaron siendo presos de ella, impidiéndoles volver a recuperar lo que habían ganado con años y años de esfuerzo, como si todo el talento de sus piernas se consumiera con cada cubata. La noche es grandiosa y peligrosa a partes iguales, sólo el sentido común de cada uno permite saber hacer la diferencia. Sin embargo, si hay una noche para perder todo atisbo de responsabilidad y conciencia, esa es la primera noche del año. En familia, con los amigos, con compañeros, con desconocidos... Pero siempre con el mismo fin, el de dar entrada al nuevo año de la mejor manera posible. He aquí donde entran nuestros protagonistas de hoy, amantes de la noche en la actualidad, herederos de ella en el pasado y muy posiblemente, presos de ésta en el futuro. En Fútbol Anfetamínico hemos decidido crear la madre de todas las fiestas para terminar un año que ha sido próspero y exitoso en la medida de lo posible. Da igual la época o la edad del futbolista, aquí el calzado no importa, mucho menos la vestimenta. Con todos ustedes, la gran fiesta de Fútbol Anfetamínico.


El local: No hay fiesta sin local, y no hay local sin dueño, por lo que estaremos todos de acuerdo en que el gran artífice de esta macrofiesta tiene que ser el mítico Joan Laporta. Años y años de bailes a sus espaldas, nadie como él para confiarle la ubicación de un sitio idóneo para la fiesta, donde la barra y la pista de baile sean lo suficientemente amplia como para meter a todos esos hijos de la noche.

Los porteros: Siempre serios, con gafas de sol aunque éste ya se haya acostado hace muchas horas y generalmente con un pinganillo colgando de oreja a oreja que nadie sabe con quien comunica. Imponen por su cara de mala leche y su físico portentoso. Tres cabezas rapadas, trajeados por supuesto, se encargarían de que todo marche correctamente dentro y fuera del local. Romaric, Julio Baptista y Sergio Ballesteros han sido los encargados de efectuar tal misión, seguro que a muy pocos de los allí presentes se les ocurriría hacer una locura con estos tres vigilando.

El Dj: O los Dj's en este caso, que mejor que dos hombres que comparten gustos dentro y fuera del terreno de juego para ser los encargados de la música. Dos hombres de gustos excéntricos, a un lado José Manuel Pinto, dueño del vestuario del Barça, y al otro el "Mono" Burgos, la mano derecha del Cholo en el Atleti. Años de experiencia con el mezclador y cada uno con su toque particular pondrían el ambiente necesario para que los asistentes lo den todo en la pista de baile. Por separados siempre han cumplido con lo que se les ha pedido, juntos pueden ser una verdadera bomba.

Los Barmans: Para este exclusivo trabajo hemos elegido a dos figuras del balón, si con él en los pies hacen semejantes virguerías, que no pueden hacer con un par de cócteles en las manos. Neymar e Iniesta serían los encargados de dejar a los asistentes boquiabiertos con sus infinitos recursos técnicos a la hora de preparar las tónicas solicitadas. El moreno de la cresta y el blanquito de cabello escaso, una pareja para todos los gustos. Además, hay que resaltar que en primera instancia se quiso contar con Banega y Guardado, pero declararon que los cócteles no son su especialidad, que ellos las manos las guardan para otros trabajos... A saber.

Los grupos: Como en toda "reunión de amigos" que se precie, los grupos son un elemento indispensable. Sin grupos no hay piques, y sin piques la cosa se vuelve un tanto aburrida. Los brasileños, con Ronaldinho, Robinho y Marcelo a la cabeza, serían los reyes indiscutibles de la pista de baile. Por otro lado tendríamos a los portugueses, que no sabemos en que categoría ponerlos, pero como han sonado tanto durante todo este año suponemos que tienen que ser especialistas en algo. Y como no, los grupos de los feos y los guapos, los cuales no podrían vivir los unos sin los otros. Aquí podríamos meter a gente como Cristiano, Messi, Dani Alves, Beckham, Reiziguer, Borriello, Del Piero, Ozil, Ribèry, Iván Campo... Ya que cada uno y cada una los ponga en el grupo que crea conveniente, esto va a gusto del consumidor.


Las leyendas: Y para terminar, una fiesta inolvidable no podría etiquetarse como tal si no tuviera a la leyenda. Aquel que durante el tiempo del evento se llevó todos los aplausos y ovaciones por su capacidad de ganarse al resto de asistentes. Aquí las cosas están claras, tres futbolistas que han sabido integrar a la perfección la palabra fiesta en su modo de vida: Guti, Romario y George Best. Las leyendas son leyendas por mucho que pasen los años, esa etiqueta es para toda la vida, como un compañero de viaje más en cada lugar que visites. No nos cabe duda de que con estos tres, la noche iba a ser LEGENDARIA.

Por nuestra parte, sólo queda desearos todo lo mejor para el año venidero, solo esperamos que sigáis aquí con nosotros, descubriendo historias, analizando tácticas y saboreando cada detalle de este hermoso deporte. Volveremos en 2013 con más fuerza y ganas que nunca. Felices fiestas y feliz año nuevo, que lo disfrutéis como nunca.